A medida que envejecemos, nuestros sistemas inmunes tienden a debilitarse con el pasar del tiempo, lo que nos sitúa en mayor riesgo de enfermedades infecciosas. Cuando los adultos mayores se infectan, pueden tener enfermedades más graves que las personas  de menor edad. Las vacunas pueden ayudar a estimular el sistema inmunológico para disminuir el riesgo de contraer enfermedades prevenibles. Incluso si usted fue vacunado a más temprana edad, la inmunidad de las vacunas puede desaparecer así que su inmunidad ya no es tan fuerte.

Las vacunas recomendadas para los adultos mayores

  • La vacuna contra la influenza, que protege contra la gripe estacional (para todos los adultos). Protéjase y proteja a sus seres queridos vacunándose.
  • La vacuna Tdap, que protege contra el tétanos, la difteria y la tos ferina (también conocida como tos ferina)
  • La vacuna contra el neumococo, que protege contra enfermedades serias que pueden causar infecciones en los pulmones, la sangre, el cerebro y el oído. Esta vacuna es para todos los adultos mayores de 65 años de edad y para los adultos menores de 65 años que tienen ciertas condiciones crónicas de salud, como lo son enfermedades cardíacas, diabetes y pulmonares.
  • Vacuna Contra la Culebrilla, que protege contra el herpes zóster (culebrilla) para adultos de 60 años o más

Existen muchas otras vacunas a considerar por su salud, tipo de trabajo o estilo de vida lo cual podría colocarlo en alto riesgo de contraer ciertas enfermedades. Por ejemplo, a las personas con Diabetes se les recomienda la vacuna de Hepatitis B.

Si usted está planificando un viaje fuera del país, investigue que vacunas están recomendadas o requeridas.  Visite: http://wwwnc.cdc.gov/travel/destinations/list

Hable con su médico o profesional de la salud y consulte sobre que otras vacunas podría necesitar.