Influenza o Gripe

¿Qué es la Influenza o Gripe?

La Influenza o Gripe es un virus que afecta el sistema respiratorio y ataca el revestimiento mucoso de la nariz, la tráquea, los bronquios y los pulmones. Cada año decenas de miles de personas son hospitalizadas a causa de esta afección y miles de personas mueren a raíz de una neumonía grave provocada por la Influenza. La mayoría de las muertes provocadas por el virus de la gripe ocurren en personas de 65 años en adelante.

Los niños pequeños tienen mayor probabilidad que los adultos de ser hospitalizados a causa de infecciones provocadas por el virus de la Influenza o Gripe. Es muy habitual que los niños le transmitan el virus a los padres y abuelos. Además, las personas que padecen enfermedades como el asma, al igual que las personas de edad avanzada corren un alto riesgo de contraer neumonía grave y morir a causa de este virus.

¿Qué riesgo tengo de contraer Influenza o Gripe?

La Influenza o Gripe es muy común. Anualmente, cientos de miles de personas ingresan al hospital con fiebre, neumonía, crup (infección de la laringe), bronquitis o bronquiolitis como consecuencia del virus de la Influenza o Gripe.

¿Qué es la vacuna contra la Influenza o Gripe?

Actualmente existen dos tipos de vacunas contra la Influenza o Gripe. Una de ellas es la vacuna antigripal con virus inactivados. Esta se elabora cultivando los virus de la gripe en huevos, purificándolos e inactivándolos mediante una sustancia química para que no puedan provocar enfermedad.

La otra está hecha a base del método de elaboración de la vacuna antigripal con virus vivos atenuados. Esta evita que el virus de la gripe se desarrolle en los pulmones. Sin embargo, como los virus atenuados pueden desarrollarse en el revestimiento mucoso de la nariz, producen una excelente respuesta inmunitaria protectora. Esta vacuna se administra en forma de atomización nasal. Ambas vacunas se reformulan anualmente, de modo que contienen tres cepas distintas del virus de la gripe que probablemente provoquen enfermedades ese año.

¿La vacuna antigripal es segura? ¿Puede causar alguna reacción?

La vacuna es muy segura. Ahora, es importante saber que en menos del 1% de las personas la vacuna provoca fiebre, dolores musculares y fatiga. Estas reacciones pueden comenzar entre 6 y 12 horas luego de la vacunación y pueden persistir durante uno o dos días. Estas reacciones son más frecuentes en los niños a los que no se les administró la vacuna antigripal o que no se infectaron anteriormente con el virus de la Influenza o Gripe. De otro lado, las personas alérgicas a los huevos rara vez manifiestan una reacción alérgica grave como causa de esta vacuna.

¿Los beneficios de la vacuna son mayores que los riesgos?

Definitivamente. El virus de la gripe causa la muerte de miles y decenas de miles de personas cada año. Dado que la vacuna no produce reacciones graves, sus beneficios claramente superan los riesgos.

Es importante informar que existen otros virus que provocan enfermedades respiratorias y resfríos, es importante enfatizar que la vacuna antigripal protegerá únicamente contra los virus de la Influenza o Gripe.

¿Quiénes se debe vacunar contra la Influenza o Gripe?

Todas las personas comenzando a los 6 meses de edad

Acceso a las vacunas

Si es poseedor de un Plan de Salud Privado, contacte a su proveedor y oriéntese si su póliza de seguro cubre los costos de estas vacunas. De otro lado, si es beneficiario de Medicaid, el Plan Mi Salud o tiene 65 años o más y es beneficiario de Medicare debería ser elegible para la mayoría de las vacunas. Converse sobre las vacunas con su especialista de salud.

Recomendaciones Importantes:

  • Contacte al Departamento de Salud en caso de que desee saber si califica para recibir vacunas gratuitas a través de alguno de los programas existentes.
  • Pregunte tanto a su especialista en salud como al departamento de salud local sobre clínicas o centros de Vacunación donde pueda obtener las vacunas que necesita a un costo reducido. Un ejemplo de esto es la vacuna antigripal anual, para cuya provisión hay clínicas asignadas a través de la isla. Es posible que esto resulte menos costoso que adquirir la vacuna a través de su médico.
  • Comuníquese con el Departamento de Recursos Humanos de su lugar de trabajo para empleados en caso de que desee saber si califica para recibir alguna vacuna por riesgo laboral. Como ejemplo de esto, posiblemente los trabajadores del área de la salud obtengan la vacuna contra la Hepatitis B dado que tienen un alto riesgo de contagio si entran en contacto con sangre o productos hemoderivados.
  • Si posee un Plan Médico que no cubra para estas vacunas, contacte la oficina de Recursos Humanos de su lugar de trabajo y comunique su inquietud de que su Plan Médico no cubre las vacunas.
  • Si adquiere alguna vacuna fuera del consultorio de su proveedor o especialista en salud, solicite a la persona que le coloca la vacuna que le provea toda la información necesaria para que usted la pueda añadir a su expediente médico permanente la próxima vez que visite a su especialista en salud.

Hepatitis A & B

¿Qué es Hepatitis A y cuáles son sus síntomas?

Hepatitis A: es una enfermedad del hígado causada por el virus de la Hepatitis A (VHA). La Hepatitis A puede afectar a cualquiera. La Hepatitis A puede suceder en casos aislados de individuos o en epidemias que cubren grandes áreas.

Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Fiebre
  • Pérdida del apetito (no querer comer)
  • Cansancio
  • Dolor de estómago
  • Vómitos
  • Coloración oscura de la orina
  • Coloración amarilla de la piel y los ojos

Las personas se sienten enfermas por 2 a 6 semanas después de contraer el virus de la Hepatitis A.

¿Cómo se transmite la Hepatitis A?

El virus de la Hepatitis A se encuentra en las heces (la popó) de la persona que tiene el virus. Se transmite cuando una persona se pone en la boca algo que tiene una pequeña cantidad del virus Hepatitis A. Aunque una cosa parece limpia, puede tener el virus en ella de las heces y se puede trasmitir la infección a otros. La cantidad de heces pues ser tan pequeña que no se puede ver a simple vista. Se puede transmitir al tocar objetos tales como perillas de puertas o pañales que tienen una pequeña cantidad del virus en ellos.

El virus se transmite con facilidad de un miembro de la familia a otro.

Es más probable que las personas transmitan el virus de la Hepatitis A durante las 2 semanas antes de sentirse enfermas.

A veces, el virus puede estar en la comida y el agua. Si esto sucede, el virus puede transmitirse rápidamente a cualquier persona que coma o beba el alimento o el agua contaminada. Pero esto es poco común en EE UU.

¿Qué es la vacuna contra la Hepatitis A?

La vacuna contra la Hepatitis A previene la enfermedad de la Hepatitis A. Se fabrica utilizando virus muertos (inactivados). La vacuna protege a los niños preparando sus cuerpos para luchar contra el virus de la Hepatitis A.

Casi todos los niños que se ponen dos dosis de la vacuna (al menos 94 en 100 niños) quedarán protegidos contra la Hepatitis A.

¿Qué es Hepatitis B y cuáles son sus síntomas?

Hepatitis B: es una enfermedad grave causada por un virus que afecta al hígado. El virus, llamado virus de Hepatitis B (VHB), puede causar una infección para toda la vida, cirrosis (cicatrización) del hígado, cáncer del hígado, falla hepática y muerte.

La Hepatitis B de corto plazo causa lo siguiente:

  • Pérdida del apetito (no querer comer)
  • Fiebre
  • Cansancio
  • Dolor de los músculos, las articulaciones y el estómago
  • Náusea, diarrea y vómitos
  • Coloración oscura de la orina
  • Coloración amarilla de la piel y los ojos

Los síntomas de la enfermedad de corto plazo generalmente aparecen 3 ó 4 meses después de la infección.

¿Cómo se transmite la Hepatitis B?

La Hepatitis B se transmite mediante el contacto con la sangre u otros líquidos corporales que pueden contener cantidades pequeñas de sangre de una persona infectada. Las personas pueden transmitir el virus incluso cuando no tienen síntomas de la enfermedad.

Los bebés y los niños pueden contraer la Hepatitis B de las formas siguientes:

  • Contagio por la madre infectada al momento de nacer.
  • Mordeduras de una persona infectada.
  • Contacto con cortadas o llagas abiertas de una persona infectada.
  • Compartir cepillos de dientes u otros artículos personales que haya usado una persona infectada.
  • Alimentos masticados (para un bebé) por una persona infectada.
  • Agujas para perforar orejas que no se han limpiado bien.

El virus puede vivir en objetos por hasta 7 días o más. Incluso si no ve sangre o saliva, un objeto podría tener el virus.

¿Qué es la vacuna contra la Hepatitis B?

La vacuna contra la Hepatitis B protege contra la Hepatitis B. Es una copia de una pequeña parte del virus. La vacuna no puede causar una infección del virus. La vacuna contra la Hepatitis B protege a los niños preparando sus cuerpos para luchar contra el virus.

Neumococos, Neumonía y Enfermedades Neumocócicas

¿Qué es el neumococo?

El neumococo es una bacteria que puede producir diferentes de infecciones graves, siendo la más común en la población la Neumonía. El neumococo también puede infectar la sangre provocando bacteriana o puede afectar el cerebro y la médula espinal causando meningitis.

¿Qué es la Neumonía y cuáles son sus síntomas?

La Neumonía es una infección de los pulmones. Como resultado de esta infección los pacientes que la padecen presentan síntomas tales como fiebre alta, tos, respiración rápida y dificultad para respirar. De no ser tratada, muchas veces, la acumulación de pus puede provocar colapso pulmonar.

¿Cómo se transmite el neumococo?

El Neumococo y las enfermedades neumocócicas se transmiten de una persona a otra por el aire a través de la tos y los estornudos. Esta bacteria vive en la nariz y la garganta de 25 de cada 100 personas, es decir, el 25% de la población. La transmisión se produce con más frecuencia en lugares muy concurridos como lo son centros comerciales, parques, estadios, eventos sociales, durante la época de invierno en los meses de diciembre, enero y febrero, y en la primavera que son los meses de marzo, abril y mayo.

¿Qué probabilidades tienes de contraer una infección neumocócica?

Toda persona tiene altas probabilidades de contraer una infección producida por neumococos. Cada año aproximadamente 175,000 personas son hospitalizadas con neumonía provocada por el neumococo. Las personas de edad mayor a los sesenta años son particularmente vulnerables a esta infección, especialmente aquellos que visitan lugares de alta participación de público como lo son centros comerciales, hogares de ancianos, parques y estadios. En el caso de los ancianos, entre cinco y siete de cada 100 personas mueren a causa de una neumonía provocada por neumococo. Si las bacterias alcanzan la sangre, aproximadamente seis de cada 10 ancianos pueden morir a causa de esta enfermedad.

¿Qué es la vacuna antineumocócica?

Existen dos vacunas que te protegen contra el neumococo. Se recomienda que los adultos de 65 años y más reciban primero una dosis de la vacuna conjugada (PCV13), si no la has recibido antes, seguida de una dosis de la polisacárida (PPV23), idealmente entre 6 y 12 meses después. Si ya recibiste alguna dosis de la polisacárida, la dosis de la conjugada debe administrarse al menos un año después.

La segunda vacuna antineumocócica se desarrolló para niños muy pequeños debido a que también tienen un mayor riesgo de contraer esta infección y la vacuna polisacárida no los protege.

¿Quiénes se deben vacunar con esta vacuna?
  • Todo adulto a partir de los 65 años.
  • Personas con enfermedades crónicas tales como Diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares y Cirrosis.
  • Los fumadores.
  • Personas con enfermedad de Hodgkin, linfoma, mieloma múltiple, insuficiencia, renal crónica, nefropatía o trasplante de órgano.
  • Personas en tratamiento de quimioterapia.
  • Personas infectadas con el virus del SIDA.
  • Personas que viven en entornos o ambientes sociales de alto riesgo.
  • Personas que no tienen bazo.

 

¿Es segura esta vacuna?

Muy segura. La vacuna puede provocar dolor leve, enrojecimiento y sensibilidad en el área de la inyección. En un pequeño subgrupo de pacientes, también puede presentarse fiebre leve.

Tétano, Diftería y Tos Ferina (Pertusis)

¿Qué es el Tétano? ¿Cuáles son sus síntomas?

El tétano es una seria enfermedad producida por la bacteria del tétano. Esta vive en el suelo, la saliva, el polvo y en el estiércol. La bacteria del Tétano suelen ingresar al cuerpo a través de una cortadura. Estas pueden producirse al pisar un objeto punzante como lo es un clavo o por medio de una cortadura con un cuchillo. La infección causada por el Tétano provoca un espasmo doloroso de los músculos, que puede afectar todo el cuerpo. Puede conducir a un “bloqueo” de la mandíbula, lo que hace imposible abrir la boca o tragar. A veces el tétanos puede ser mortal, dado que los espasmos musculares de la garganta pueden bloquear la tráquea y provocar la muerte instantánea por asfixia.

La toxina del Tétanos también puede causar daños graves y permanentes al corazón. Aproximadamente tres de cada 10 personas que contraen el tétanos mueren a causa de esta enfermedad.

¿Qué es la Tosferina o Pertusis? ¿Cuáles son síntomas?

La Tosferina Pertusis, es una enfermedad muy contagiosa que afecta las vías respiratorias. Es causada por una bacteria que está en la boca, la nariz y la garganta de la persona infectada. El contagio de Tosferina ocurre principalmente a través del contacto directo con secreciones de la nariz y la garganta de las personas infectadas.

Los síntomas que presenta esta enfermedad comienzan con una infección leve de las vías respiratorias. Al principio, los síntomas son parecidos similares a los de la Influenza tales como estornudos, fiebre baja y tos leve. En un plazo de dos semanas, la tos se vuelve más intensa y se caracteriza por muchos episodios de tos rápida seguidos de un chillido agudo. Es muy posible que haya secreción mucosa clara y espesa. Estos episodios pueden repetirse durante uno a dos meses, y son más frecuentes durante la noche.

De no ser tratada por un profesional de la salud, las complicaciones de esta enfermedad pueden causar neumonía, infección de los oídos, inapetencia, deshidratación, convulsiones, encefalopatías (trastornos cerebrales), episodios de apnea (breve cese de la respiración) y muerte.

¿Qué es la Diftería? ¿Cuáles son sus síntomas?

La difteria es una infección seria que su contagio puede darse por medio de una persona infectada que tose o estornuda. La Diftería suele afectar la nariz y la garganta y causa mucho dolor de garganta, ganglios inflamados, fiebre y escalofríos. Pero si no se diagnostica y se trata adecuadamente produce una toxina en el cuerpo que puede causar complicaciones graves, como insuficiencia cardiaca o parálisis.

¿Qué probabilidades de contagio tienes con estas enfermedades?

Altas. La bacteria del Tétano se encuentra presente en la tierra y puede penetrar en la piel a través de un corte o una herida punzante. Debido a que la bacteria estará siempre presente en la tierra, el riesgo de infección por tétanos nunca desaparecerá. Por su parte la Difteria es muy contagiosa y se propaga a través de la tos y los estornudos. De otro lado la tosferina se propaga a través de persona a persona por contacto directo con secreciones nasales o la garganta o simplemente la bacteria puede estar alojada en la nariz del portador.

¿Existen vacunas contra estas enfermedades?

Sí. Para combatir estas enfermedades están disponibles las vacunas TD y Tdap. La vacuna TD protege contra la difteria y el tétanos. La vacuna Tdap protege contra la tos ferina, además de la difteria y el tétanos.

¿En qué se diferencian estas vacunas?

La vacuna Tdap es diferente de la vacuna Td porque contiene además el toxoide de la Tosferina o Pertussis. Tanto los adolescentes como los adultos menores de 65 años deben colocarse la vacuna Tdap, en lugar de la Td, en su próxima dosis de refuerzo. Actualmente, se recomiendan subsecuentes dosis de refuerzo (cada 10 años) para la vacuna Td.

¿Son seguras estas vacunas?

Muy seguras. Lo único que suelen producir tanto la vacuna Tdap como la Td son reacciones leves como dolor, enrojecimiento o sensibilidad en el área de la inyección. También pueden producir dolor de cabeza, fatiga o fiebre baja.

¿Los beneficios de la vacuna son mayores que los riesgos?

Definitivamente. Cada año a nivel mundial, las personas contraen estas enfermedades y algunas mueren a causa de ellas. Aunque las reacciones que pueden provocar estas vacunas son muy leves, dichas reacciones no producen daños permanentes. Por lo tanto, los beneficios de la vacuna superan claramente los riesgos.

¿Quiénes deben vacunarse contra el Tétano, Tosferina y/o Diftería?
  • Los adultos que han recibido la dosis de refuerzo de la vacuna contra el Tétano y la Difteria al menos hace cinco años y que no se han colocado la vacuna Tdap anteriormente deben recibir la versión Tdap.
  • Los adultos deben colocarse dosis de refuerzo de la vacuna Td cada 10 años.

Herpes Zoster o la Culebrilla

¿Qué es el Herpes Zoster o la Culebrilla?

El Herpes Zoster, también conocido como Culebrilla es una enfermedad causada por la reactivación del virus de la Varicela. Este afecta únicamente a personas que ya hayan padecido en sus vidas de Varicelas. La mayor incidencia de Herpes Zoster o Culebrilla se presenta con mayor frecuencia en los ancianos o personas que su sistema inmunológico esté débil.

¿Cuáles son sus síntomas y riesgos a tu salud?

Entre los síntomas que presenta el Herpes Zoster o la Culebrilla se encuentran sarpullido, por lo general generalmente a lo largo de un nervio y dolor intenso. A veces el dolor puede durar por meses o años. Es muy probable que el dolor sea tan intenso que provoque la pérdida del sueño, depresión e incluso pérdida de peso. Afectando su calidad de vida al punto que no pueden realizar actividades del diario vivir como los son vestirse o bañarse o actividades sociales como reuniones de amigos o de clases graduandas. Otro efecto de esta condición y según lo demuestran las estadísticas es que aproximadamente 15 de cada 100 casos de Herpes Zoster o Culebrilla afectan los nervios alrededor del ojo, lo que puede provocar una reducción de la visión o ceguera.

¿Qué probabilidades tienes de contraer Herpes Zoster o Culebrilla?

Anualmente en los Estados Unidos el Herpes Zoster o la Culebrilla afecta entre 500,000 y 1 millón de personas. Entre 20 y 30 de cada 100 personas pueden contraer esta enfermedad a lo largo de su vida. En el caso de aquellas personas que viven hasta los 85 años de edad, al menos la mitad de ellas tendrá un episodio de culebrilla.

¿Qué es la vacuna contra el Herpes Zoster o la Culebrilla?

La vacuna contra el herpes Zoster o la Culebrilla es una versión más concentrada de la vacuna contra la varicela que se aplica en la actualidad los niños. Ambas están elaboradas con el mismo virus vivo y atenuado de la varicela.

¿Cuál es la diferencia entre esta vacuna de la vacuna contra la varicela?

La vacuna contra el Herpes Zoster o la Culebrilla contiene alrededor de 14 veces más del virus atenuado de la varicela que contiene la vacuna para niños. Es necesario esta cantidad de virus para proteger a las personas que ya han estado infectadas con el virus de la varicela pero necesitan reforzar su inmunidad.

¿Es segura esta vacuna?

Esta vacuna es muy segura. Los efectos secundarios más comunes pueden incluir enrojecimiento, dolor, hinchazón y comezón en el área de la inyección. Algunas personas también pueden presentar un sarpullido en el sitio de la inyección.

¿Los beneficios de la vacuna superan los riesgos?

Por mucho. En los Estados Unidos cada año entre 500,000 y 1 millón de personas padecen de Herpes Zoster o Culebrilla. Puesto que la vacuna no produce reacciones graves, sus beneficios claramente superan los riesgos.

¿Quiénes se deben vacunar contra el Herpes Zoster o Culebrilla?

Todos los adultos a partir de los 60 años que no se hayan aplicado la vacuna Anteriormente, incluso si ya han padecido de Herpes Zoster o Culebrilla.